1. Vinificación

Vendimia exclusivamente manual una vez la uva ha alcanzado su madurez óptima. Utilizamos únicamente Mosto Flor como nuestra materia prima, mosto conocido por ser el de mayor calidad, ya que fluye por si mismo de la uva al estrujarla.

2. Primera fermentación

Los mostos varietales fermentan en tinas de acero inoxidable mediante la adición de levaduras seleccionadas. Un minucioso control de la temperatura, que suele de entre 15 y 18 grados, nos permite agudizar al máximo los distintos aromas, tan característicos de las uvas autóctonas de la región. Mediante este proceso, que suele durar entre 20 y 25 días, el mosto se transforma en vino base.



3. El cupage

El enólogo, una vez seleccionados los vinos base varietales, determina la cantidad proporcional de cada variedad de uva, las cuales suelen ser Xarelo, Macabeo y Parellada.

Una mayor proporción de Xarel·lo dará como resultado un cava con mayor cuerpo y estructura, con más acidez y propicio para la crianza. Por otro lado, con un mayor predominio de las Macabeo y Parellada obtendremos un cava más aromático y fresco, ideal para cavas más jóvenes.

4. Tiraje

Una vez al año, concretamente durante los meses de febrero y marzo, realizamos lo que se denomina tiraje, que es el llenado las botellas de vino base, levaduras vínicas y azúcar.

Las botellas son tapadas con tapón de acero inoxidable o corcho y distribuidas mediante cintas transportadoras a lo largo de nuestra bodega, y apilándolas en montañas de botellas conocidas como rimas.



5. Segunda fermentación

Durante los tres siguientes meses se producirá una segunda fermentación en botella, también conocida como la toma de espuma, ya que es la responsable de la obtención del gas carbónico tan característico en este vino espumoso.

A partir de aquí comienza la crianza del cava, que se alarga más o menos dependiendo del tipo de cava, siendo en el caso del Mas Xarot Brut de un mínimo de 15 meses, y de un mínimo de 60 meses en el Mas Xarot Gran Reserva.

6. Removido

Una vez finalizada la crianza del cava es el momento de retirar los sedimentos producidos por las levaduras durante la segunda fermentación. Esto lo realizamos inclinando y girando la botella sobre ella misma un octavo de vuelta cada día durante dos semanas en los tradicionales pupitres.

De esta forma logramos que los sedimentos se depositen en el cuello de la botella, la cual ya reposa volteada a en posición vertical, también denominada en punta.



7. Degüelle

Consiste en destapar la botella de forma precisa y medida, permitiendo que con la misma presión de la botella los sedimentos sean expulsados y así obtener un vino perfectamente limpio.

Esta operación hoy en día puede realizarse de forma mecánica y congelando el cuello de la botella para facilitar la tarea, o de forma manual y artesanal, como hacemos en todos nuestros cavas Gran Reserva.

8. Taponado y etiquetado

Ya sólo queda tapar la botella con un tapón de corcho, colocar el conocido bozal para evitar una apertura accidental debido a la presión del interior, etiquetar y encajar la botella. Ya esta lista para su degustación.


1. Vinificación

Vendimia exclusivamente manual una vez la uva ha alcanzado la madurez óptima. Utilizamos Mosto Flor como nuestra materia prima, proveniente de tres zonas climatológicas distintas dependiendo del perfil de cava buscado, siendo los más jóvenes de viñas costeras y los más añejos de viñas de gran altitud.

2. Primera fermentación

Los mostos varietales fermentan en tinas de acero inoxidable mediante la adición de levaduras seleccionadas. Un minucioso control de la temperatura, que suele de entre 15 y 18 grados, nos permite agudizar al máximo los distintos aromas, tan característicos de las uvas autóctonas de la región. Mediante este proceso, que suele durar entre 20 y 25 días, el mosto se transforma en vino base.

3. El cupage

El enólogo, una vez seleccionados los vinos base varietales, determina la cantidad proporcional de cada variedad de uva, las cuales suelen ser las típicas de la región, Xarel·lo, Macabeo y Parellada.

Una mayor proporción de Xarel·lo dará como resultado un cava con mayor cuerpo y estructura, con más acidez y propicio para la crianza. Por otro lado, con una mayor proporción de las demás variedades obtendremos un cava más aromático y fresco, ideal para cavas más jóvenes.

4. Tiraje

Una vez al año, concretamente durante los meses de febrero y marzo, realizamos lo que se denomina tiraje, que es el llenado las botellas de vino base, levaduras vínicas y azúcar.

Las botellas son tapadas con tapón de acero inoxidable o corcho y distribuidas mediante cintas transportadoras a lo largo de nuestra bodega, y apilándolas en montañas de botellas conocidas como rimas.

5. Segunda fermentación

Durante los tres siguientes meses se producirá una segunda fermentación en botella, también conocida como la toma de espuma, ya que es la responsable de la obtención del gas carbónico tan característico en este vino espumoso.

A partir de aquí comienza la crianza del cava, que se alarga más o menos dependiendo del tipo de cava, siendo en el caso del Mas Xarot Brut de un mínimo de 15 meses, y de un mínimo de 60 meses en el Mas Xarot Gran Reserva.

6. Removido

Una vez finalizada la crianza del cava es el momento de retirar los sedimentos producidos por las levaduras durante la segunda fermentación. Esto lo realizamos inclinando y girando la botella sobre ella misma un octavo de vuelta cada día durante dos semanas en los tradicionales pupitres.

De esta forma logramos que los sedimentos se depositen en el cuello de la botella, la cual ya reposa volteada a en posición vertical, también denominada en punta.

7. Degüelle

Consiste en destapar la botella de forma precisa y medida, permitiendo que con la misma presión de la botella los sedimentos sean expulsados y así obtener un vino perfectamente limpio.

Esta operación hoy en día puede realizarse de forma mecánica y congelando el cuello de la botella para facilitar la tarea, o de forma manual y artesanal, como hacemos en todos nuestros cavas Gran Reserva.

8. Taponado y etiquetado

Ya sólo queda tapar la botella con un tapón de corcho, colocar el conocido bozal para evitar una apertura accidental debido a la presión del interior, etiquetar y encajar la botella. Ya esta lista para su degustación.